Pensamientos de julio: Un retiro espiritual al estilo de Golden Time y Mayoiga

domingo, 31 de julio de 2016


Bienvenidos sean otra vez a ese espacio del blog de carácter mensual dónde me pueden conocer mejor. En esta oportunidad tengo varias cosas que contar y pues no tengo la menor duda de que si han disfrutado leer mis pensamientos anteriores, esta entrada no va a ser la excepción. Quisiera comenzar por retomar mis pensamientos de junio, ahí les había comentado que estaba muy preocupada para estar de vacaciones. Eso, gracias al cielo, acabó. Al menos de manera personal y sana, claro está. Porque de hecho sigo algo preocupada con el blog, estoy haciendo lo posible para escribir todas las cosas que quiero y siento que tengo pendientes. En fin, ya no estoy tan angustiada como en junio y eso me alegra muchísimo.

Por si les interesa conocer los resultados de las elecciones que mencioné en los pensamientos anteriores, les tengo buenas noticias: ¡estoy de nuevo en la comisión directiva! Y lo mejor de todo es que quedé en el mismo cargo del año pasado, entonces estoy mucho más familiarizada con él y mucho más cómoda con mis nuevos compañeros (pues los que estaban el año pasado ya se graduaron).  Así, sí estaré más que mejor durante el año escolar que viene y no tienen idea de lo aliviada que me siento.



Cómo ya he mencionado, actualmente estoy de vacaciones y eso también me ha hecho tener grandes momentos de ocio. Por lo mismo, he estado pegada a la computadora viendo todo tipo de cosas (series, anime, películas), ya sea por mi cuenta o con mi hermana mayor. Pero, también me ha dado la oportunidad de plantearme la posibilidad de invertir mi tiempo en otro tipo de actividades recreativas. Mi queridísima hermana me dijo que había un curso de maquillaje que estaría recaudando fondos para una actividad que iba a hacer una de sus amigas y yo, acepté la idea de ir. Pues bueno, no les mentiré, la verdad era algo a lo que no estaba para nada acostumbrada pero no la pasé mal y además tuve la oportunidad de volver a salir ante la sociedad. Eso sí, fue bastante incómodo porque yo era la única adolescente del grupo, del resto eran todas mujeres mayores y me trataron como su mascota, incluida la que impartió el curso.

Descripción gráfica de cómo me sentí.
Por otra parte y con relación al extraño título de la entrada, al formar parte de la comisión directiva del modelo de naciones unidas de mi colegio, me invitaron a ir a un retiro espiritual. Yo acepté, puesto que me parecía una responsabilidad como miembro de la directiva y pensé que no estaría mal salir un rato del ajetreo de la ciudad. He aquí lo que yo considero la parte interesante/divertida de la historia. Al retiro fuimos yo y otros 3 chicos de otras comisiones directivas distintas a la mía, los demás asistentes eran de otro colegio. Una vez que llegamos al lugar, empecé a experimentar una sensación muy parecida a Banri y Koko en Golden Time. Verán: nosotros creíamos que el retiro era algo así como un encuentro entre líderes institucionales que tendría uno que otro momento "espiritual" pero resultó ser que nos habían enviado a realizar los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola (que en caso de que no los conozcan requieren de silencio y disponibilidad absoluta para luego hacer preguntas existencialistas que generalmente uno se haría en la ducha).  Sí, sí, estarán pensando: ¿y eso qué tiene que ver con Golden Time? Bueno, si vieron el anime sabrán que en el episodio 3 Banri y Koko salen en un viaje con un club que resultaba ser un engaño total y que realmente era un culto religioso que quería inculcarles sus creencias a la fuerza. Entiendan algo, en teoría no fue un engaño total con nosotros pero ninguno de los 4 esperaba eso. Y bueno, la verdad es que nosotros estudiamos en un colegio con enseñanzas jesuitas, así que no es como si nos hubieran impuesto a la fuerza realizar algo de esa índole o que no supiéramos al respecto; a diferencia de Banri y Koko. Pero igual no estábamos psicológicamente preparados.

Además de eso, el primer día por la noche estábamos discutiendo si irnos o no, muy a lo Golden Time si me preguntan. Al final, sí nos quedamos y puedo decirles que sentí que fue una experiencia provechosa. Pude encontrarme un poco conmigo misma. Por supuesto, también les explicaré el lado Mayoiga de todo esto. Al lugar del retiro fuimos todos en autobús y en el viaje de ida hicimos presentaciones igual de extrañas y obviamente olvidadizas que en Mayoiga. Aparte que también éramos como 20 asistentes y se sintió igual que en el primer episodio (de paso la profesora del otro colegio que nos acompañó tenía lentes, así que se veía justo como el líder de la excursión en Mayoiga). En el viaje de regreso, no cantamos la canción del hipopótamo pero alguien tuvo la idea de cantar la canción de Peter Panda de "Una Niñera A Prueba de Balas" varias veces; ya saben, la que dice "cuándo hundido estás, tan abajo estás y no ves salida del lugar, pom pom pom" etc. Y por supuesto, todos le seguimos. Esa fue la canción del hipopótamo de mi viaje.

Decidí hace poco revelarles otra razón principal del por qué mi pseudónimo es "Tsubame" (la otra está en la sección "Sobre la Autora", pienso añadir esta razón ahí también dentro de poco). Verán, mi nombre real es vasco (mi queridísima madre nació en Bilbao y por eso tanto yo como mi hermana tenemos nombres vascos aunque ambas nacimos en Venezuela) y significa "Golondrina". Por lo mismo pensé que sería lindo firmar mis entradas con lo que sería mi nombre "real" en japonés y ese resultó ser "Tsubame". ¿Por qué he decidido decirles esto ahora? Porque me provocó y siento que así me conocen un poco mejor (finalidad de estas entradas además de actualizar el blog de algún modo), y en ese retiro del que les hablé me di cuenta que quiero dejar de esconder ciertas cosas acerca de mí en una pantalla. Y ahora que les he dicho eso, seguro muchos quedan con la intriga de cuál será mi nombre real, así que aquí voy: me llamo Ainara.  Listo, ya lo saben y no creo que revele mucha más información en adelante (no piensen que ahora les revelaré mi peso, estatura, tipo de sangre, dirección, etc en los próximos pensamientos ¿eh?). Igual prefiero que me sigan tratando de "Tsubame" por estos lares, siento que es mi nombre de escritora jajaja. Y la verdad este pseudónimo ya se volvió parte de mí :')

¿Quedaron sorprendidos como Sawako con esa información?
Entre otras cosas que les puedo comentar, he estado pensando un poco más acerca de qué quisiera estudiar y llegué a algunas conclusiones (en los pensamientos anteriores esto también resultaba ser una gran fuente de preocupación en mí). Me gusta bastante escribir, diseñar, editar, hacer vídeos,  y todo ese tipo de actividades con medios audiovisuales; así que he empezado a considerar la carrera de comunicación social, aunque todavía no estoy muy segura de cuál universidad escoger y todo eso. Pero bueno, tengo la esperanza de que podré aclarar esta situación pronto. Bien, ya llegando al tema de animes, finalmente pude ponerme al día con algunos que me faltaban de la temporada de primavera: Kyoukai no Rinne y Bungou Stray Dogs, del cuál ya redacté mi opinión/reseña y pueden leerla si quieren aquí (todavía me faltan otros, pero ahí voy). También tuve la brillante idea de ver Nijiiro Days y... Me fascinó. Para ser un anime con episodios relativamente cortos en comparación a lo normal (13 minutos) tuvo una historia y animación muy lindos y como fan del romance que soy me encantó seguir a las 4 diferentes parejas que se fueron formando. Después de eso comencé a leer el manga y ahora me arrepiento muchísimo de ello, porque no han traducido más capítulos y estoy sufriendo un terrible síndrome de abstinencia. Ni siquiera sé con certeza si los seguirán traduciendo... Entre eso y la espera mensual por Akatsuki no Yona y el nuevo manga de Sakura me voy a volver loca.


Aparte de lo anterior, también comencé a ver 1000 maneras de morir, perdón, Re:Zero. Ya saben, el anime del chico joven que fue simplemente a la tienda de la esquina y terminó en un mundo de fantasía dónde es constantemente asesinado y regresa de la muerte. Lo comencé a ver porque alguien me lo recomendó bastante y la verdad veía comentarios de él hasta en la sopa. Ya hablando sin bromear, quedé muy enganchada con la historia y ponerme al día fue rapidísimo, como abrir y cerrar los ojos. Y wow, el episodio 15 me dejó sin palabras. Mi personaje preferido es Rem, creo que también es la favorita de muchos (¿y cómo no serlo si es maravillosa?) y deseo que Subaru esté con ella y no con Emilia (no sé nada de lo que ocurre en el manga, novela ligera o lo que sea que funcione como fuente original, así que esto es solo una inocente manifestación de un deseo caprichoso de mi parte; he hecho lo imposible para evitar spoilers y quiero que permanezca mi ignorancia respecto al futuro de la historia). Tampoco es que Emilia no me agrade, de hecho la considero bastante simpática, pero Rem se ganó mi corazón. Así que sí, cómo les he comentado en otras oportunidades yo en vacaciones veo mayor cantidad de anime de lo normal y aprovecho para también ponerme al día con temporadas pasadas (Nijiiro Days era de la temporada de invierno, por ejemplo) o con algunos que se encuentran todavía en emisión, e incluso otros ya más antiguos/de años pasados (caso de Blood + el año pasado ♥).


Ya para ir finalizando, pues creo que me extendí bastante en la entrada (culparé al ocio vacacional), quisiera tomarme el tiempo para agradecer a todos los que le han dado cariño al blog durante estos primeros seis meses. Cuándo comencé este recién adquirido hobby en enero de este año no pensé que me gustaría tanto como lo ha hecho y aunque siento que todavía soy una principiante y el blog apenas está tomando forma, he tenido la oportunidad de conocer opiniones diferentes y de adquirir lo que llamo "amistades virtuales", que aunque no lo crean ya les guardo mucho cariño. Todas esas visitas y comentarios, y sobre todo, el apoyo; han hecho increíblemente feliz a esta pequeña golondrina que todavía tiene muchas aspiraciones de volar por cielos nuevos y diferentes.


Es momento de que despliegue las alas y tome vuelo hacia el nuevo mes de agosto, dónde espero me deparen muchas cosas buenas, nuevas e interesantes.

¡Hasta el próximo mes! 

2 comentarios:

  1. Yo estudié en un colegio jesuita en mi país. El colegio se llama Colegio Javier y el nombre proviene de uno de santos jesuitas que era aprendiz de San ignacio de Loyola. Estudie desde los 3 años y me gradué a los 17.

    Admito que salvo para mi confirmación, nunca he ido a los retiros espirituales. Soy católico, pero admito que los retiros no son lo mío.

    Interesante anécdotas Tsubame. Ojalá todo te salga bien en el nuevo año escolar.

    ResponderEliminar
  2. Es la primera vez que alguien comenta en mis entradas de los pensamientos mensuales, así que, felicitaciones por ser el primero (?). Realmente estas entradas me gusta bastante redactarlas pero no sé si a la gente que lee el blog las disfruta tanto como yo, admito que son entradas para drenar lo que pasa por mi cabeza jajaja.

    Yo he estado en mi colegio desde los 4 años, y me graduaré el año que viene. La verdad nunca pensé que iría a un retiro, pero desde que fui le he estado diciendo a todo el mundo que lo haga y que le hará muy bien. Siento que me lavaron el cerebro xD, pero en serio, si se presenta la oportunidad, diría que no la desaproveches.

    Me gusta leer que las anécdotas fueron interesantes, porque como dije, no tengo la menor idea de si leerlas es divertido. Muchas gracias por los buenos deseos para el año escolar que viene, aunque empiezo en septiembre jaja.

    Saludos Kenshiro!

    ResponderEliminar

Me hace feliz cuándo alguien más decide volar en mi cielo de opinión y expresa la suya propia, ya sea que la compartamos o no. Si hay también alguna sugerencia o corrección, estaré abierta a las mismas.

Respetaré cualquier vuelo mientras se respete el mío :)

 
EL VUELO DE TSUBAME - 2017. PLANTILLA TOMADA DE DESIGNER BLOGS